Las 4p´s del marketing y el mundo restaurantero.

 “La mezcla de marketing es el conjunto de variables de marketing (producto, precio, plaza y promoción) que la empresa combina para producir la respuesta que desea en el mercado objetivo”.

Kotler y Armstrong.

El concepto es simple. Piensa en otra mezcla común – una mezcla de pastel. Todos los pasteles contienen huevos, leche, harina y azúcar. Sin embargo, puedes alterar la torta final alterando las cantidades de elementos de la mezcla que contiene. Así que para una torta dulce agregue más azúcar.

La clave del éxito de esta estrategia está en combinar con habilidad todos los factores relevantes, buscando un equilibrio eficaz y rentable. Por ejemplo, las acciones enfocadas en el precio van a tener una influencia notoria en la calidad de los productos que finalmente vamos a poder ofrecer al cliente.

Cómo aplicar las 4 Ps en los sectores de la restauración (producto, precio, plaza y promoción)

  1. Producto:

Debemos tener en cuenta que el cliente percibe el restaurante como un producto global compuesto de todos los elementos del negocio, tanto los productivos como los que no lo son, así como los tangibles o materiales y los intangibles. Por lo tanto, aspectos como el servicio, la hospitalidad, el propio establecimiento, la ubicación, el personal o el ambiente, son tan o más importantes que la propia comida. En restauración, a diferencia de otros sectores, la unidad de producción (que serían los platos que se sirven) son indisociables del propio producto, que es el local con su cocina y personal. Es decir, todos los elementos de un restaurante forman parte del propio producto.

  1. Precio:

La política de precios en hostelería no es una cuestión sencilla, puesto que debemos tener en cuenta parámetros tan diversos como la categoría de nuestro negocio, el tipo de clientela y la ubicación.

Además, cada producto (por ejemplo, cada plato del menú) o servicio (un servicio de peluquería o de lavandería de un hotel) debe ser cuidadosamente estudiado, tanto por separado como en conjunto, con el fin de lograr una rentabilidad adecuada. Y aquí entran en juego los precios de los ingredientes, horas de trabajo y personal implicado o los gastos (fijos y variables) en infraestructuras o material.

  1. Distribución:

En restauración, la distribución se practica normalmente en el mismo local y de manera inmediata, pudiéndose añadir valor al producto de tres formas distintas:

1.Durante el transporte de alimentos y bebidas hasta donde se encuentra el cliente a través del camarero.

2.En el lugar donde se presta el servicio (en el mismo local).

3.En el tiempo en el que se presta el servicio, que puede traducirse por el horario del restaurante.

4. Promoción:

El restaurante, sin embargo, dispone de diferentes estrategias para promocionar su servicio. Las podríamos agrupar en tres formas de comunicación:

  • Comunicación personal: Este tipo de comunicación directa es el más efectivo, puesto que se dirige directamente al público objetivo y es más económico que otros medios de comunicación.

a) En las zonas cercanas del local.

b) En zonas de gran concurrencia como ferias, congresos o eventos.

c) Orientándolo a grupos concretos como empresas, asociaciones, etc. Esta actividad consigue, básicamente, atraer celebraciones y comidas/cenas de grupo.

  • Comunicación impresa: revistas y periódicos, guías turísticas, vallas publicitarias, etc.
  • Comunicación transmitida: radio, televisión, internet, etc.

Es importante que el mensaje que quiere transmitir la empresa describa las cualidades del producto que queremos comunicar y que alcance al tipo de clientes que son nuestro público objetivo

 

By Gabriela Barrera | Team Quaxar

Fuentes:

http://www.marketingteacher.com/marketing-mix/

https://menorquina.com/uploads/documents/KAL_ebook_Marketing%20para%20restaurantes%20y%20hosteleria.pdf